Apoyo del Parlamento a los extrabajadores de la Fábrica de Uranio de Andújar

José Luis Cano, diputado de Adelante Andalucía, y defensor de la PNL./IDEAL
José Luis Cano, diputado de Adelante Andalucía, y defensor de la PNL. / IDEAL

Consideran «justo» reconocerles los padecimientos sufridos en su vida laboral, y los derechos y el resarcimiento que de ello se deben derivar

L. V.Jaén

El Pleno Parlamento expresó ayer por unanimidad su apoyo a las «justas reivindicaciones» de los extrabajadores de la Fábrica de Uranio de localidad jienense de Andújar en relación al reconocimiento de los padecimientos sufridos en su vida laboral por la actividad desarrollada en esta fábrica, y los derechos y el resarcimiento que de ello se deben derivar.

De acuerdo con una proposición no de Ley defendida por el grupo Adelante Andalucía, la Cámara instó a la Junta a que gestione de manera urgente una reunión entre la Consejería de Salud, el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y la Asociación de Extrabajadores de la antigua fábrica de uranio para acordar los criterios y la forma de resarcir económicamente a los trabajadores que prestaron sus servicios en la factoría y a las viudas y familiares de los que ya han fallecido, por los perjuicios sufridos en el desempeño de su actividad laboral.

Actuaciones

De los 126 trabajadores habituales han fallecido por distintos tipos de cáncer 111 de ellos

Otra demanda al Ejecutivo consiste en que inste a su vez al Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social para que ponga en marcha, con carácter urgente, todas las actuaciones que les son propias en el marco del Protocolo General de Colaboración firmado el 27 de febrero de 2006 en relación con los trabajadores de la antigua fábrica de uranio de Andújar.

En defensa de la iniciativa, el diputado de Adelante Andalucía por Jaén José Luis Cano señaló que la Fábrica de Uranio de Andújar (FUA) estuvo en activo desde 1959 hasta 1981 tratando mineral de uranio para la obtención de concentrado de óxido de uranio. En la misma, según añadió, trabajaron de manera habitual 126 trabajadores, de los cuales han fallecido por distintos tipos de cáncer 111 de ellos y los 15 que aún viven están afectados por el contacto con el uranio durante los 22 años de vida de la industria.

Agregó que estamos ante un caso muy antiguo, que ha creado gran alarma social y preocupación en el conjunto de la sociedad, pero sobre todo en los afectados por la falta de soluciones. Apuntó que se ha creado bastante incertidumbre y poca credibilidad, sobre todo por las expectativas que para su solución generó el acuerdo unánime y la voluntad política de todos los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados, que dio pie a la elaboración del Protocolo General.

A su juicio, ya se hace necesario dar una solución a este problema y resarcir de los perjuicios, constatados y probados, que estos trabajadores han padecido en su vida laboral en la actividad que desarrollaron en la FUA.