Salto devocional de lo íntimo a lo universal

Baeza viene acudiendo a la recepción en los últimos años. /J. C. González
Baeza viene acudiendo a la recepción en los últimos años. / J. C. González

Ayer abrió sus lazos al mundo para mostrar su hospitalidad y mostrar la vertiente más universal y poliédrica, que le dota de un señuelo e impronta que son indemnes e inalterables con el paso de los siglos

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

La Romería de la Virgen de la Cabeza se adentra en sus momentos más pasionales y excitantes.

Atrás han quedado en la ciudad andujareña la amalgama de actos que han enaltecido la cultura de la devoción para exhibir su lado más íntimo y vivencial. Ayer abrió sus lazos al mundo para mostrar su hospitalidad y mostrar la vertiente más universal y poliédrica, que le dota de un señuelo e impronta que son indemnes e inalterables con el paso de los siglos. Un total de 22 cofradías filiales, una procofradía y la Matriz completaron la Recepción de Cofradías del Viernes Romero.

Las cofradías filiales de Luque, Cabra, Murcia, Baeza, Torreblascopedro (amadrinó a Begíjar), Málaga, La Carolina, Huelva, Cazalilla, Baena, Jamilena, Sevilla (vino con el nombre de cofradía sevillana), Córdoba, Madrid, Lahiguera, Villanueva de la Reina, Torredonjimeno, Bailén, Martos, Jaén y Colomera, completaron ayer el recorrido por las calles de la ciudad, ofreciendo todo su crisol de culturas y costumbrismo. La Cofradía Matriz abrió el cortejo y lo cerró Colomera, junto con su inseparable Jaén.

Inicio

La recepción se inició en la zona del Puente Romano para enfilar el Paseo de Colón, Vistillas, Corredera de San Bartolomé, Plaza Vieja, San Francisco, Plaza de la Autonomía, Ollerías, Plaza de la Constitución y Plaza de España, donde los representantes de la Matriz y del Ayuntamiento agasajaron a las filiales. Andrés Borrego Toledano, pregonero de la Virgen de la Cabeza de 2001 y cofrade distinguido de 2004 ejerció un año más de maestro ceremonias en el escenario.

La ciudad pudo disfrutar de 'los verdiales' malagueños, de los sones marismeños de Huelva, del contoneo romero y gracejo de las mujeres de Bailén (que desprenden con su alegría el olor a romero de sus cañas), de los chotis madrileños y de los sones de las bandas de música de la comarca y de Andújar. A cambio, las gentes de Andújar, abrieron sus brazos y se entregaron a sus tradiciones de sentarse apostados en sillas con viandas y bebidas.

Ayer se incorporó el paseo previo de enganches por las calles, que dotaron de tipismo a la jornada de ayer. La recepción de cofradías culminó con el rezo del Ángelus en el balcón del Ayuntamiento entre las cofradías de Colomera y Andújar. Fue una jornada colorista y radiante, aunque el viernes romero tienen el reto pendiente de aglutinar a amplio espectro devocional, porque se echan en falta cofradías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos