José León diseñó un pregrón plagado de lirismo, preñado de fe y compromotido con la devoción

Puro éxtasis romero abrileño desde el atril

José León, durante su declamación en el Teatro Principal. /J. C. González
José León, durante su declamación en el Teatro Principal. / J. C. González

El declamador, acompañado de la música, resaltó la sierra, su simbologíoa y el arraigo popular de la advocación y su origen

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

El pregón de la Romería de la Virgen de la Cabeza 2018 derivó ayer en un espectáculo musical imbuido por el duende del flamenco, entremezclado con la palabra orfebre y pulcra, del declamador, José León Castro, un compositor y poeta sevillano que avivó y aventó ayer en el Teagro Principal las almas devotas allí presentes.

El declamador narró con una enorme capacidad oratoria e interpretatica la legendaria aparición y los caminos que emprendían los cofradías venidas de distintos lugares «un tintineo de campanas que a Juan de Rivas desvela, su perro está ladrando y sus corderos se alteran y hay un fuerte resplandor del fondo de la cueva »,narró acompasado con sones del piano como la Virgen le encomendó que bajara a Andújar por las veredas serranas.

Los fandangos, plegarias, sevillanas y versos recorrieron los inefables caminos serranos que conducen hasta la Virgen de la Cabeza y resaltaron su fauna y vegetación y el camino espereanzador del sábado romero. En el pregón docto de León no faltó la plegaria a los caballos y a los anderos. Su declamación estuvo acompañada por los guitarristas Fernando Iglesias y David Soto, el pianista Daniel Matas y los cantaores Antonio Alfaro, Antonio Fernández, Macarena de la Torre y Alejandro Hernández.

Entre artistas

El pregonero fue presentado por el productor cinematográfico, el iliturgitano Antonio Pérez (pregonero del año pasado) tras los discuros del hermano mayor y el alcalde (manifestó su intencióin de que la romería tenga el distintivo de internacional que merece) y los clásicos sones romeros, interpretados por la banda Maestro Amador. León alabó la carrera como productor cinematográfico de Pérez.

José León resaltó la grandeza de la sierra andujareña y el Santuario que la corona y ponderó en la profunda fe popular de la de devoción, que se transmite de generación a generación, todo labrado en verso y de fondo con la armonía de las guitarras, porque el pregonero de la Virgen de la Cabeza es compositor musical muy ligado al mundo del caballo, de ahí que emocionara con unos poemas dedicados a la bendición del caballo romero. «No olvidemos que la madre de Dios iba en lomos de una mula la noche en la que nació su Hijo, y a mi yegua la bendice una morena, altanera por las calles con aires de princesa», exclamó.

También cinceló una plegaria a los banderistas de la Real e Ilustre Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza que en estos días anuncian por las calles, altozanos e iglesias de la ciudad a toda la población la inminente llegada de la Romería y una nueva cita con la Reina de Sierra Morena. «Banderista de empaque, tu bandera es como un sueño que esparce a la primavera en este mes abrileño, abanderado de Andújar, que por ti no pasa el tiempo, porque esta Virgen bendita, ya nos espera en su Cerro», exaltó León. Dedicó una canción a una mujer que sube de promesa arrastradas por la calzada henchida de emoción y orando plegarias y anhelos desde lo más hondo de sus tuétanos. La descripción de la procesión llegó al éxtasis.

Corazón divido

El pregonero dejó un momento muy emotivo y entrañable cuando dividió su corazón entre la Virgen del Rocío (a la que tanto ha pregonado) y la Virgen de la Cabeza con una sevillana que impactó a los asistentes. En esta canción se hablan entre ellas mediante un dicurso fabulado. José León no se olvidó de la ofrenda de flores, de como se engalanan las calles de la ciudad que desprenden en estos días jolgorio y alegría y tuvo una especial mención para la mujer que sube en jamuga al Santuario. No omitió ningún elemento de la Romería de la Virgen de la Cabeza, porque exhibió dedicación.

El público que abarrotó el Teatro Principal prorrumpió al final del espectáculo en una estruendosa y prolongada ovación que emanaron de la conmoción que provocaron los versos sentidos del pregonero. También se instaló una pantalla gigante en los exteriores de la Plaza del Camping, donde no acudió mucha gente, pero el pregonero le dedicó sus palabras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos