Regreso con satisfacción y normalidad

fotogalería

Entrada de carretas ayer en Lugar Nuevo con la presencia de amigos, familiares y caballistas y el Santuario al fondo. / J. C. González

  • El sol acompañó en la despedida del Cerro a los romeros y en la comida de Lugar Nuevo

La jornada del Lunes de Romería sí que quiso asemejarse al manto azul celeste que ayer también lucía 'La Morenita' y despidió con un día radiante (pero algo fresco y después agradable con el paso del día) a peregrinos, carreteros y jinetes, amazonas, cofrades y devotos.

Fue un día de mucho bullicio en el Cerro, porque al ser festivo muchas personas se quedaron un día más en el Santuario para apurar los últimos sorbos de una Romería que empezó a adversa en lo climatológico, pero que al final el tiempo dejó disfrutar a los romeros de los momentos más especiales e inolvidables que proporcionan el reencuentro con la Virgen de la Cabeza a la que seguirán amando sin medida.

Hubo mucho tráfico (y algunas retenciones en la jornada de ayer) tanto en la carretera como en el Santuario, algo impensable en los últimos años, pero con el transcurrir de la jornada se fue haciendo más fluido. Las carretas fueron las más madrugadoras. El sentimiento de alegría, mezclado con en del cansancio, impregnó en las miles de personas que bajaron en carreta. Para nada había tristeza y por contra con ganas de disfrutar del camino, de la comida en Lugar Nuevo y de la entrada a Andújar.

Pese a que los peñistas que van en las carretas les da igual el agua el frío, si que el cuerpo les pedía pasar un día agradable, sobre todo con amigos y familiares que el pasado sábado no entraron en coche a Lugar Nuevo por la lluvia y el barro. Ayer fue un día idea para disfrutar de este enclave, y a fe de que muchas familias lo hicieron y apuraron hasta últimas horas de la tarde. Solo el deseo de contemplar la entrada de carretas y caballos en la ciudad, les empujó a pasar más rato en la sierra y deleitarse con el en un día estupendo y ideado para ello.

Francisco López, integrante de la peña Las Carretas (las primeras que salen por fundar este movimiento en la Romería) indicó que el camino del sábado fue bueno pese a la lluvia, ya que como dijo, apenas se produjeron incidentes, «se desarrolló muy tranquilo por el agua y llegamos al Puente de Lugar Nuevo y poco más tarde que otros años, pero es que las carretas no podían correr», señaló este veterano carretista. Por cierto, sus carretas salieron del monumento que recuerda el inicio del movimiento carretero, cuya cerámica ha tenido su protagonismo en días previos a la Romería, por su gran parecido con el cartel de la Romería. Ambas obras son del mismo autor, Paco Hoyos.

Dispositivo

Justo en el momento de la salida de las carretas, la Real e Ilustre Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza celebraba la Misa con el dispositivo del Plan Romero, un acto de gratitud con las fuerzas de seguridad que se repite en los últimos años. La Eucaristía estuvo presidida por el rector de la Basílica y Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, el padre Domingo Conesa Fuentes, quien felicitó a los integrantes del Plan del Cerro por su ingente labor. Ellos también llevan en su corazón a 'La Morenita' y a ellos también se les extiende su manto misericordioso.

Ayer fue un día de primeros balances como el que protagonizaron los representantes de las distintas administraciones que operan en el Plan del Cerro. El concejal de Tráfico y Seguridad del Ayuntamiento de Andújar, Jesús del Moral, se felicitó porque la Romería transcurriera con normalidad y admitió que las inclemencias del tiempo han deslucido algunos días la Romería al restar afluencia. Se alegró de que hechos como el golpeo de una campana a una mujer no haya ido a mayores, ni terminara drama.

Del Moral destacó la coordinación del dispositivo conformado por Guardia Civil, Policía Nacional, Autónoma y Local, bomberos, Protección Civil, 061, sanitarios y agentes forestales y del Infoca. También ponderó en la gran afluencia de personas que hubo durante la procesión el pasado domingo en el Cerro.

El teniente coronel y jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Jaén, Luis Ortega, se mostraba muy satisfecho por el transcurrir de esta Romería, y eso que el tiempo complicó la atención de las carretas el pasado sábado por el tiempo. También ahondó en algunas complicaciones en la carretera del Santuario por los embotellamientos que se produjeron en la madrugada del pasado domingo, ya que muchos coches subieron al Santuario. Aún así hubo refuerzos de la Guardia Civil en la carretera.

Cofradía Matriz

El comisario de la gestora de la Cofradía Matriz, Ramón Colodrero, también se mostraba muy orgulloso por todo lo que ha acontecido en esta Romería, porque como dijo se ha producido una buena capacidad de respuesta a los preponderantes que han surgido, «ha habido que temor determinadas decisiones en poco espacio de tiempo y reaccionar rápido, por eso el mérito reside en el gran número de personas que trabajan para que todo salga bien». Recalcó que todos los esfuerzos han ido por la Virgen de la Cabeza y esa es la línea que se debe seguir, en su opinión.

También se pronunció sobre la extensión en el tiempo de la procesión, que se alargó. Colodrero dijo que eran conscientes de que esta circunstancia podía suceder, porque tenían que pararse en varias casas de cofradías y satisfacer los deseos de los miles de devotos que querían acercarse a la Virgen.

El responsable de la gestora de la Matriz se comprometió ya a solucionar los problemas de congestión que pudieron surgir en la procesión del pasado domingo. Su línea de trabajo será un constante diálogo con las cofradías. El hermano mayor de la Cofradía Matriz, repasó lo emotivo que ha sido el año para él y su esposa, Mercedes Fernández, por la sucesión de vivencias, que no quieren que se repitan. Afirmó que no recuerda una procesión tan multitudinaria como la del pasado domingo, donde al final vinieron 68 cofradías y cuatro procofradías, Begíjar, Espeluy, Villardompardo y Pegalajar. Vino Cataluña, que lo hace habitualmente en la aparición. Un capítulo aparte merece la aportación que han realizado José Antonio Hinojo y esposa Mercedes Fernández y por la muestras de cariño que han dado y recibido. Una bandera, un banderín y un manto que causó impresión fue su legado. Pero lo más importante es que han contribuido con esfuerzo y generosidad a dignificar un cargo tan histórico y señalado en la cofradía, que estuvo tambaleado hace unos años. En los próximos días cederán con honor el puesto. Este jueves hay elecciones a hermano mayor y se inicia la novena en la ciudad. El éxtasis romero continúa en la ciudad.