'La Morenita' empapa de fe los corazones

Acercan a una niña a la Virgen de la Cabeza, a su paso por las Casas de Cofradías y los edificios de peñas romeras. /J. C. GONZÁLEZ
Acercan a una niña a la Virgen de la Cabeza, a su paso por las Casas de Cofradías y los edificios de peñas romeras. / J. C. GONZÁLEZ

Ni la lluvia, ni el viento impiden la procesión en el Cerro ni las escenas de fervor desbocadas

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZCERRO DEL CABEZO

El manto verde terciopelo esperanza que lució ayer la Virgen de la Cabeza empapó de bendiciones e ilusiones a la miles de devotos, venidos de todas partes, que acudieron a implorarle y aclamarle.

Llovió, hizo sol y sopló el viento durante la procesión. El manto y las veleidades climatológicas de ayer definieron la vida y el interior y el alma de un cofrade y cristiano, siempre surge la luz y la esperanza y en medio de los tormentos y latigazos que ofrece la vida.

Cayó agua con insistencia en un breve instante de la procesión, pero reinó el sol, pero cuando en los instantes finales del recorrido amenazaba desde la sierra una nueva precipitación, el viento desvió las nubes para ser testigo de las escenas de pasión romera que se viven a la entrada de la Virgen. Son los caprichos primaverales de la sierra, o quizá la extensión del manto misericordioso de la 'Morenita', cuyo verde se confraternizó con el esplendor que luce estos días la sierra, gracias a la lluvia que ha colmado los espíritus sedientos que clamaban con el agua que escaseaba. «No queríamos agua, pues la Virgen nos la ha concedido», exhortó el obispo de la Diócesis de Jaén, Amadeo Rodríguez, en su homilía de la Misa que se tuvo que celebrar en el interior del templo por la lluvia.

Todo este misterio insondable lo definió el cofrade malagueño Bernardo, integrante del cordón de seguridad y uno de los miembros de los anderos de María.

Este devoto natural de San Pedro de Alcántara lleva ya muchos años acudiendo a la Romería de la Virgen de la Cabeza y solo ha faltado por un compromiso o una desgracia familiar. Hace ya algún tiempo estaba empezando a perder la fe porque no llegó a entender la enfermedad que padecía su hijo. Entonces le convencieron para que viniera a la Romería de la Virgen de la Cabeza «recuerdo que toda esa noche llovía a mares y lo seguía haciendo por la mañana, pero cuando salió la Virgen cesó el agua, y cuando entró se reanudó la lluvia y fue entonces cuando me enganché y prometí llevarla siempre». Hoy en día su hijo está casi curado. Estas declaraciones las realizó tras finalizar la Eucaristía en medio del clamor mariano y estallido de piropos a la Virgen y de la incertidumbre del recorrido procesional, que al final se despejó porque realizó el recorrido tradicional.

Las primeras horas de la mañana fueron desapacibles, lo que motivó que la Misa se celebrara en el interior del templo. Allí se personaron los representantes de las 69 cofradías asistentes a la Romería. Arjona es la más antigua del estamento romero, tras Andújar y Colomera. El presidente de la cofradía arjonera es Bonoso Vidal, «en nuestro pueblo se vive mucho la devoción a la Virgen de la Cabeza y somos una de la que tenemos más representación en la Romería», afirmó.

El próximo domingo 6 de mayo saldrá en procesión por las calles arjoneras». En Arjona existen tres imágenes de la Virgen de la Cabeza; una que va de casa en casa de los hermanos mayores, otra en una pequeña fuente donde hay consagrada una pequeña capilla y la que se halla en la parroquia de Santa María. Esta es la titular.

Baena

No muy lejos de Arjona se incrusta la localidad cordobesa de Baena. Su cofradía de la Virgen de la Cabeza, data del año 1984. Su vicepresidente, Antonio Cano, constató que la procesión se celebra el día 3 de junio. En esta localidad es célebre su Semana Santa, pero 'La Morenita' tiene su hueco en los corazones en esta tierra olivarera porque en su iglesia en lo alto del cerro se erige en faro y vigía de sus habitantes. Este año han restaurado su imagen.

La localidad toledana de El Toboso también está presente en la devoción. De la tierra de la musa de Don Quijote es natural el rector del Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, Domingo Conesa; y quien lo sustituirá en junio, Pascual Villegas, «para nosotros este hecho es un halago muy grande», comentaba ayer el presidente de la cofradía del Toboso, Manuel Díaz. De este pueblo de 2.500 habitantes, unos 300 son cofrades de la Virgen de la Cabeza. Otra cofradía manchega, la de Puertollano disfrutó de lo lindo, porque su coro cantó la Misa.

Los momentos culminantes

Cada cofradía aporta su universalidad y su acervo costumbrista y variopinto a la devoción.

Todas las cofradías estuvieron representadas en la Misa presidida por el obispo de la Diócesis de Jaén, Amadeo Rodríguez y concelebrada por sacerdotes trinitarios. El pastor de la iglesia jienense subrayó que los que aman a la Virgen «llevamos una preciosa huella en el corazón, que se enriquece cada día en el encuentro con la persona misma de Jesucristo y con el tono vital de la gracia que pone en nosotros nuestro Padre Dios». El prelado constató que la inmensa mayoría de los repartidos por estos campos, en torno al Santuario, «estamos aquí porque hemos sido atraídos por la Morenita y Pequeñita que vive en este Cabezo de Sierra Morena», aseveró.

Tras la Misa llegaron los momentos más emotivos del Domingo de Romería. El interior del templo estalló de fervor, hasta que eclosionó con el traslado de la imagen de La Morenita hasta sus andas procesionales por parte de los hermanos mayores de Andújar y Colomera, Ramón Pérez y Santiago Martínez, respectivamente; del alcalde de Andújar, Francisco Huertas, y del presidente de la Matriz, Manuel Vázquez, quien ya tuvo la oportunidad de portarla en su etapa de hermano mayor. Este cargo le reporta ahora más responsabilidad. Los integrantes de su junta de gobierno han trabajado contrarreloj, desde que fueran elegidos en enero.

Algunos de ellos vivieron sensaciones entrañables y conmovedoras. El secretario, Antonio Barrios, entregó por primera vez la Virgen para que saliera en procesión junto con el padre Domingo. Una mujer fue ayer por primera vez fiscal de andas. El cargo de vicepresidenta que ocupa Luisa Guerrero le permitió ayer este honor y responsabilidad, para emoción de sus familiares que presenciaron el momento ya histórico y memorable.

Los dos trinitarios que estuvieron en las andas fueron el alcalaíno Sergio García y el declamador y pregonero Manuel García, natural de Villanueva del Arzobispo e integrante de la comunidad del Santuario de Andújar. Ellos recogieron las prensas, súplicas y abrazaron y bendijeron a los niños y niños. Los anderos sacaron a la Virgen al exterior bajo un mar de pétalos, el repique jadeante de las campanas y la portaron por el Cerro con un esfuerzo mayúsculo y pasión devocional que tienen tatuada en lo más hondo de sus tuétanos, como es el caso del andujareño Manuel Gómez «es mi manera de vivir la Romería, porque así me lo inculcaron mis padres», confesó. Gómez es un andero de cuna y romero de oro.

Los miles de devotos volvieron a aclamar a su Virgen morena del alma por las faldas del Cerro. A la altura de la Casa del Carpio arreció la lluvia y la Virgen tuvo que adelantar a varias cofradías filiales. Cesó la lluvia y los fiscales aligeraron el recorrido, por lo que no pudo realizar sus paradas en la nueva plaza de los peregrinos. Las peñas y cofradías se entregaron de nuevo a la Virgen en su recorrido. Y cuando las nubes amenazaron con descargar agua, reinó el sol. Las luces vencieron a las tinieblas al final. Es lo que pretende La Morenita y su Hijo que enseñan el camino a sus fieles.

Una Romería más que dejó renovadas y vívidas experiencias y nuevas historias, hasta el próximo reencuentro. Empieza la cuenta atrás para otra Romería y más emociones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos