rEmotiva y masiva eucaristía de acción de gracias del padre Domingo Conesa

El alcalde y el edil de Festejos entregaron un recuerdo al padre Domingo. /
El alcalde y el edil de Festejos entregaron un recuerdo al padre Domingo.

Cofradías de toda la geografía, peñas romeras y devotos abarrotaron l la Basílica Santuario de la Virgen de la Cabeza en la Eucaristía

ALFREDO YBARRA Andújar

Cofradías de toda la geografía, peñas romeras y devotos, masivamente llenaron las naves de la Basílica Santuario de la Virgen de la Cabeza en la Eucaristía de acción de gracias, que el P. Domingo Conesa, rector de la misma durante los últimos nueve años (anteriormente fueron otros nueve años los que estuvo destinado en este lugar) ofrecía en su despedida del cargo. Asi mismo asistieron autoridades de los distintos ámbitos locales. La ceremonia rebosó emotividad, muy patente en la mayoría de todos los asistentes. Igualmente el p. Domingo Conesa, visiblemente emocionado, en su homilía significó los pilares que han sostenido su labor durante estos años. Tuvo palabras de agradecimiento para la diócesis de Jaén y sus obispos que han estado a su lado durante estos años, la Orden de la Santísima Trinidad, sus compañeros de comunidad, Ayuntamiento de Andújar, colectivos romeros, cofradías, cofradía matriz, y todas esas instituciones y personas que igualmente han conformado ese mosaico «en el que todos son necesarios» para seguir construyendo y desarrollando el universo de la Virgen de la Cabeza. Aludíó a la proximidad del octavo centenario de la «Aparición», como referente y dijo que para seguir adelante con la dimensión que la devoción merece hay que ir unidos, armonizando procederes, « porque sólo debe de contar Ella, y sólo resaltar Ella» y «si no se cuenta –seguí diciendo- con los diferentes pilares que sustentan nuestro acontecer, no podremos avanzar en toda la dimensión que la Virgen de la Cabeza merece». En su homilía tuvo especiales palabras de cariño para su madre, Petra, presente en el acto. También recordaba los pilares en los que ha sustentado su labor al frente del santuario: el de mantener, mejorar y construir nuevas infraestructuras (caso del Vía Crucis, o la reja de la calzada,) incluyendo la remodelación del presbiterio, el altar, o el sagrario; el apartado cultural, como el desarrollo del conocimiento del museo, publicaciones, ediciones musicales, conciertos, charlas, o la revista Aires de Sierra Morena . Uno de esos pilares ha sido el pastoral en una revivificación de diversos apartados. Así hablaba de cómo ahora todas las cofradías y peñas romeras tienen su celebración especial a lo largo del año, o de cómo hay un plan específico pastoral para la propia basílica. No quiso olvidar el p. Domingo esos colectivos, como el Consejo Pastoral, el Laicado Trinitario, el grupo parroquial del Cautivo de Sierra Morena, o la Asociación de Amigos del Santuario, que se han apiñado como un apoyo muy importante en toda la actividad y progresión del Santuario y de la devoción a la Virgen de la Cabeza.

Una vez concluida la misa, el hasta ahora rector en la lonja del Santuario se despedía personalmente de los asistentes, donde hubo momentos entrañables.

Después, en unos conocidos salones de Andújar, se celebraba una comida de confraternización. En la misma hubo diversas intervenciones de devotos, compañeros, cofradías de distintas partes, peñas, colectivos diversos, federación de peñas romeras, arciprestazgo,…, que desvelaban los diversos valores del p. Domingo, donde una y otra vez se recalcaba su disponibilidad, su lealtad a la iglesia diocesana y a la orden trinitaria, su amplia perspectiva respecto al devenir que debe de tener la devoción a la Morenita y su entereza, entre tantas cosas. Así se recalcaba todo lo que ha hecho, visiblemente, y eso, que no se ve, y que tantos desvelos cuesta para que todo encaje y funcione. En nombre de la diócesis de Jaén, el vicario general de la misma, Francisco Juan Martínez Rojas agradecía al padre Domingo su gran labor. Igualmente el alcalde de la ciudad, Francisco Huertas, señalaba la importante proyección de hasta ahora rector y subrayaba el legado que deja. Fueron diversos los recuerdos que se entregaban al padre Domingo, de entre los que cabe reseñar como significativo, en nombre de los asistentes, un lienzo del que es autor el pintor de Villanueva del Arzobispo Felipe Herreros, donde se muestra la especial vinculación que en los 18 años que el padre Domingo ha estado en el Santuario ha creado con La virgen de la Cabeza y ha sido especialtransmisor de su devoción y llevando recíprocamente a Ella tantos anhelos y vicisitudes de los fieles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos