PRIMERA ANDALUZA DE JAÉN

El Iliturgi supera al Arroyo del Ojanco (3-1) en una apasionante segunda parte

Lance del choque disputado en el Nuevo Estadio. /J. C. GONZÁLEZ
Lance del choque disputado en el Nuevo Estadio. / J. C. GONZÁLEZ

El equipo azulgrana se acerca a los puestos de ascenso a División de Honor

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR DEPORTES

El Iliturgi CF 2016 se ha impuesto este domingo al Arroyo del Ojanco, 3-1, en un segunda parte volcánica y agitada y se impulsa hacia los puestos de ascenso a la División de Honor. Los puntos que le ha devuelto el Comité de Disciplina Deportiva, su reencuentro con la victoria fuera de casa en Villargordo y su trayectoria casi impoluta en casa le permiten soñar con ambiciones mayores.

Comparecieron en el Nuevo Estado andujareño dos equipos con ornamento y propuestas futbolísticas, pero con trayectorias bien distintas. Los andujareños no abandonan la senda del triunfo y los arroyenses no la encuentran tras una primera vuelta fantástica que se ha torcido por la desbandada de sus jugadores. El equipo ahora referente en la Sierra de Segura (tras el abandono del fútbol de dos históricos como La Puerta y el Beas) se encuentra en horas bajas e hincó la rodilla ante un Iliturgi envalentonado que zarpa a velocidad de crucero en la Primera Andaluza.

El partido tuvo dos actos bien diferenciados. La primera parte fue espesa e insulsa y el Arroyo aguantó a un Iliturgi más impreciso que de lo que acostumbra. Los de la Sierra de Segura incluso dieron un susto a la contra, y con el resultado inicial se llegó al descanso. El resultado fue un espejo de lo que sucedió en el campo.

Los goles

Pero tras la reanudación el choque explosionó y al minuto Robin sirvió a Fernando que cabeceó al fondo de las mallas. Al renglón seguido, en el minuto 48 Robin, batió al meta Josant, aunque dio la impresión que partió en posición antirreglamentaria. Los iliturgitanos casi asestaron un golpe letal, pero el Arroyo no bajó los brazos, merodeó el área de David y en el minuto 65 el genavero del club arroyense Tarra acortó diferencias con un disparo con su fantástita zurda. El jugador natural de Génave derrochó entrega, dinamismo y calidad y encontró el premio a su gol.

El partido entró en una ruleta rusa. Los iliturgitanos pudieron cerrar el choque a la contra y el Arroyo no cejó en su empeño de nivelar al choque, pese a que las fuerzas le fallaban, aunque calidad no le falta al equipo. En medio de la emoción y la pasión, ya en el descuento el carismático jugador local Alfredo Ballesta firmó de un certero zapatazo el 3-1 definitivo, y un órdago al fútbol en la segunda parte, tras el tedio y el sopor de la primera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos