Los andujareños librarán ahora su lucha por la permanencia en EBA

El Club Baloncesto Andújar pierde en un final de infarto ante el CB Marbella, 73-77

Curro Martínez, con una actuación destacada, sube la bola ante la oposición de Adrián Mayor. /J. C GONZÁLEZ
Curro Martínez, con una actuación destacada, sube la bola ante la oposición de Adrián Mayor. / J. C GONZÁLEZ

La brillante actuación del joven Curro, 26 puntos, estuvo cerca de propiciarle la victoria a los andujareños

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ

El Club Baloncesto Andújar Jaén Paraíso Interior tiene la misión ahora de luchar por la supervivencia en la EBA. Tratará de eludir la última plaza de su grupo y conseguir hasta mediados de febrero conseguir el mejor bagaje de victorias con los contrincantes de su grupo con los que va a disputar la fase de permanencia.

Pese a que este año le ha tocado convivir en los sótanos de la clasificación, nada se le puede reprochar y no se le puede poner reparos a la directiva, cuerpo técnico y jugadores que mantienen indemne el nivel de compromiso y espíritu combativo de siempre, y que siempre abandera la austeridad y el afán por llevar a cabo una campaña decorosa. Este año la suerte y los resultados le han sido esquivos, pero en muchos de los partidos en los que hincó la rodilla, tuvo la victoria en la mano.

Y este fin de semana ha sido un fiel exponente de lo que viene sucediendo esta temporada que prometía.

Aterrizó uno de los equipos más cualificados del grupo, el CB Marbella La Cañada, liderados por un ex jugador de la ACB como Ricardo Guillén quien impartió su magisterio y veteranía. Los marbellíes se llevaron la victoria, gozaron de cómodas ventajas en varias fases del choque, pero tuvo que sudar el triunfo, 73-77, ante un rival que opuso resistencia a base de fe y tesón, y de un joven Curro, que estuvo colosal.

El CB Marbella empezó el choque de una manera demoledora, porque estuvo muy certero desde la línea de 6, 75, que le valió para abrir la primera brecha importante en el marcador, 14-27. Pero la regularidad de Joaquín García y la capacidad anotadora de su flamante fichaje, el catalán Javier Antón, le permitieron mantener el tipo a los andujareños. Antón y el americano Delance Phillip son las nuevas incorporaciones del mercado invernal y suplen las ausencias de Malcon y Suka.

El primer cuarto acabó con 20-29 para los visitantes. Antón es cuatro que evidenció buenas maneras y cuando se acople a la plantilla, puede convertirse en un pilar básico. En el segundo cuarto, el CB Andújar, tuvo una actuación más coral para recortar diferencias en el electrónico. Los marbellíes se marcharon con tan solo dos puntos de ventaja, 41-43.

A los andujareños le costó entrar en el tercer cuarto y las visitantes volvieron a agrandar la ventaja, aprovechándose del desconcierto de los locales, muy remisos en el pase y fallones en el tiro libre. Pero cuando el CB Marbella parecía cerrar la persiana, irrumpió la figura imperial del joven base Curro Martínez, quien ofreció un recital de robos, asistencias, penetraciones y acierto desde la línea de tres. Su magnífica actuación facultó a su equipo a rozar la proeza, porque del 58-68 a falta de seis minutos y medio, se pasó al 72-71. Aparte de la valía que ya atesora Curro, se le unió la capacidad de echarse el equipo de a sus espaldas, a base de explosividad y fundamentos. Los visitantes Guillén y Hausman evidenciaron su templanza y categoría en los momentos difíciles y auparon al su equipo hacia la victoria en un final de infarto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos