Marmolejo recurre a la Junta para poder proteger el castillo de la Aragonesa

Marmolejo recurre a la Junta para poder proteger el castillo de la Aragonesa
/ EP
  • La fortificación está incluida desde 2015 en la Lista Roja del Patrimonio de la Asociación Hispania Nostra por su estado de deterioro y por el riesgo de derrumbe que presenta

El Ayuntamiento de Marmolejo (Jaén) ha recurrido a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía solicitando asesoramiento para poder proteger el castillo de la Aragonesa, una fortificación incluida desde 2015 en la Lista Roja del Patrimonio de la Asociación Hispania Nostra por su estado de deterioro y por el riesgo de derrumbe que presenta.

Se trata de una construcción fortificada de origen islámico, también conocido como castillo de Bretaña, que tras la conquista se aprovechó para transformarlo en residencia palaciega.

En su construcción se distinguen dos etapas diferentes, una primera de origen musulmán, en la que se ejecuta el fortín bereber, y la segunda, que corresponde al periodo cristiano, en la que se edificó la Torre del Homenaje del castillo rural que sustituyó al fortín. Esta torre puede datarse a finales del siglo XIII o principios del XIV, y es una obra compleja, atribuible seguramente a arquitecto militar.

Algunos de los muros de argamasa del castillo podrían ser de origen musulmán siendo reutilizados por la Orden de Calatrava para construir una fortaleza residencial. El monumento se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949 y ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español, lo que, no ha evitado que se encuentre totalmente abandonado y expuesto al expolio.

El alcalde de Marmolejo, Manuel Lozano, ha dicho a Europa Press que se ha remitido un escrito a la Delegación de Cultura con un doble objetivo, ya que "queremos saber exactamente en la situación en la que se encuentra el castillo y que nos marquen los pasos encaminados a lograr su protección".

Lozano ha indicado que en todo este proceso se quiere ir de la mano del dueño del castillo, un particular con el que se está en conversaciones para tratar de salvaguardar los restos. "Queremos que se haga un vallado para proteger los restos y así evitar el expolio", ha dicho el alcalde.

El primer edil ha indicado que se está a la espera de la respuesta que dé la Delegación de Cultura como primer paso para intentar recuperar esta fortificación como un elemento señero del municipio.

Lozano ha recordado que en época de Cristóbal Relaño como alcalde del municipio (1987-2011) sí que hubo conversaciones con los propietarios del castillo, pero no pudo cerrarse nada debido al elevado precio que reclamaban los dueños para la venta al Ayuntamiento. Ahora no se trata de comprar el castillo, pero sí de colaborar con su actual propietario para preservar los restos y en la medida de lo posible poder avanzar en su rehabilitación.