«Me veo obligado a retirar vídeos por ser creativo y emprendedor»

vídeo

Un momento de la grabación.

  • El youtuber de Marmolejo tiene hasta este viernes para borrar sus vídeos, y reapareció tras ocho meses en la cárcel con un alegato

Alejandro C.M., el ‘youtuber’ de Marmolejo que ha pasado ocho meses en la cárcel por enseñar supuestamente en su canal cómo fabricar «armas de guerra» –términos que usó la Justicia para ordenar su encarcelamiento– reapareció estos días en las redes sociales con un vídeo en su cuenta personal de Facebook. Alejandro está actualmente en libertad, pero el viernes debe acceder al juzgado para explicar su ha borrado sus vídeos de armas. Si no lo ha hecho, volverá a la cárcel a no ser que deposite una fianza de 6.000 euros. «Me veo obligado a retirar vídeos por ser creativo como emprendedor», asegura.

Alejandro eligió una curiosa puesta en escena. Grabó el vídeo en el mismo taller donde fabricaba sus armas. En la pared se aprecian huecos, pues el arsenal está actualmente en manos de la Justicia. Aparece solo, con dos botellas de vino. Una vacía. Y otra mediada. A lo largo de la grabación, de tres minutos y treinta y ocho segundos, se acaba esta botella «para endulzar» el trance por el que pasa.

«Surrealista»

A lo largo de su alocución recuerda que «una unidad de élite de la Policía Nacional» especializada en terrorismo, con 24 agentes al menos, intervino en su detención, algo que califica de «surrealista» y un dispendio para las arcas públicas. Apunta que se le imputan delitos de tenencia y fabricación de armas de guerra, munición y explosivos. Pero se pregunta que si tan graves son sus delitos y tanto peligro suponen sus vídeos sobre armas caseras, cómo es posible que ocho meses después de su arresto sigan colgados en Youtube. «Tened cuidado con lo que subís a la red, porque alguien lo puede malinterpretar», dice a sus seguidores. Según él, lo que está en juego con su caso es la «libertad de expresión».

Alejandro indica que la Policía intervino cuando subió un vídeo traducido al árabe. A día de hoy el vecino que colaboró en es vídeo está exonerado por la Justicia de cualquier responsabilidad penal.

El vídeo con el que Alejandro reaparece lleva por título ‘Estado de tiranía’.

Además de la causa penal por su arresto en febrero pasado por los vídeos de las armas, Alejandro tiene otra causa abierta desde 2013 por motivos similares (en esa ocasión fue una investigación de la Guardia Civil) y otro procedimiento más por enfrentamientos con vecinos.