La profesora del aula hospitalaria trabaja en coordinación con los profesores del centro escolar

137 menores asisten este curso al aula de enseñanza compensatoria del Hospital Alto Guadalquivir

La profesora, durante una jornada de preparativos de su trabajo. /IDEAL
La profesora, durante una jornada de preparativos de su trabajo. / IDEAL
SALUD Y FORMACIÓN

Los alumnos ingresados han realizado actividades para evitar la desconexión educativa

IDEAL Comarca Campiña Norte

Un total de 137 menores que han permanecido en algún momento ingresados en el Hospital Alto Guadalquivir durante el curso escolar 2016-2017 han asistido a las clases del aula de enseñanza compensatoria que posee el centro hospitalario andujareño. La profesora, Mariana Fernández Tarifa, ha impartido clases en los tres niveles existentes (Educación Infantil, Primaria y Secundaria) tanto en el aula como en las propias habitaciones de los pacientes que debían permanecer en cama por prescripción médica.

En concreto, el alumnado de Educación Infantil han estado compuesto por un total de 81 menores, de Primaria 36 y de Secundaria 20, pertenecientes a centros educativos de Andújar y de otras localidades de la comarca o de fuera de ella.

El aula hospitalaria está destinada a niños y niñas ingresados tanto en la Unidad Especial como en la Unidad de Hospitalización, con edades comprendidas entre 3 y 16 años y surge del trabajo conjunto de las Consejerías de Salud y de Educación de la Junta de Andalucía. Además, la atención educativa de los menores ingresados en los centros sanitarios es una de las medidas contempladas en el Decreto de Atención Integral al Niño Hospitalizado, que establece el derecho de los menores a recibir una atención adaptada a sus características y necesidades.

Para realizar su tarea, la profesora del aula hospitalaria trabaja en coordinación con los profesores del centro escolar al que acude habitualmente el menor. De esta forma, puede ajustarse al ritmo que llevan los compañeros de clase del alumno o alumna, facilitando así su integración escolar, una vez finalizado su período de hospitalización, afianzando su seguridad y autoestima.

Según Fernández, «el objetivo de estas acciones es paliar los efectos negativos que ocasionan situaciones de enfermedad y hospitalización en el desarrollo y aprendizaje del alumno». Añade que se trata de afianzar la seguridad y autoestima de los pequeños, evitando procesos de angustia y aislamiento. Para conseguir esto, han sido fundamentales no sólo las actividades educativas, sino también las de carácter lúdico o recreativo”.

El aula cuenta con recursos informáticos como ordenadores portátiles, conexión a internet, biblioteca, material didáctico y recreativo, así como una sala de recreo infantil para los más pequeños con juegos, TV, DVD e hilo musical.

Fotos

Vídeos