Este año hidrológico deja atrás la sequía de los cuatro precedentes

Este año hidrológico deja atrás la sequía de los cuatro precedentes
Embalse del Encinarejo. / J. C. González

En este periodo han caído 584 litros, cifra aceptable y ha provocado una mejora en los pantanos y en los cultivos

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

El año hidrológico ha acabado con 584 litros por metro cuadrado de lluvia. El colaborador de la Agencia Estatal de Metereología, Antonio Lomas, indica que es una cifra normas y media «y superior a los cuatro últimos años». Desde el año 2012 y 2013 no caía tanta cantidad, aunque en ese periodo se registraron más de 800 litros.

El mes de marzo de este año se llegaron alcanzar los 236 litros. Esta mejora de los registros ha permitido que el embalse del Rumblar se haya situado al 65% de su capacidad cuando en febrero apenas sobrepasaba el 20%. El embalse del Jándula ya ha superado ligeramente la mitad de capacidad.

Mejora en los riegos

La Comunidad de Regantes del Rumblar es la que más ha notado los efectos beneficiosos de la lluvias primaverales y de las mejoras en las llu- vias del año hidrológico. El año pasado ya se establecieron restricciones en los riegos por culpa de la escasez. En esta campaña no ha existido ningún problemas y ya se ha regado todo el algodón y los regantes tienen autorización para abastecer de agua a todo el olivar.

El algodón ya se está empezando a recolectar (esta año la siembra ya llegado tarde por las lluvias) y se espera una producción razonable. El cereal ha tenido una cosecha buena, aunque los precios no han acompañado. También se espera un buen año para el olivar de riego, que el año pasado estuvo en una situación límite, porque la escasa capacidad del pantano.

Los agricultores y los integrantes de la Comunidad de Regantes del Rumblar señalan que sería muy conveniente que lloviera este otoño, una vez que estuviera recogido todo el algodón, y que remitiera el calor para que se produzca ese fenómeno que los agricultores y gente del campo conocen como 'el otoñeo del campo', o sea que la vegetación se adapta a un clima ya más fresco propio de esta época del año que se acaba de iniciar.

 

Fotos

Vídeos