La última bala para acabar con la injusticia

José Soto, Juan Antonio Sáez y Juan Francisco Cazalilla. /J. C. GONZÁLEZ
José Soto, Juan Antonio Sáez y Juan Francisco Cazalilla. / J. C. GONZÁLEZ

IUpresenta una proposición no de ley en el Parlamento de Andalucía para que se cumpla los compromisos adquiridos en la FUA

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

Izquierda Unida va a apurar todas las opciones para que se les reconozca la enfermedad profesional a los ex-trabajadores de la Fábrica de Uranio de Andújar, aprovechando la actual coyuntura política.

El día 26 de julio presentó una proposición no de ley en el Parlamento de Andalucía en apoyo a los familiares y los responsables de la coalición de izquierdas han realizado una comparecencia con el presidente del colectivo de los afectados.

El portavoz municipal de IU y secretario provincial del PCA, Juan Francisco Cazalilla Quirós, ha manifestado la intención de su grupo político de recuperar el debate de la fábrica de uranio. «Nuestro grupo político lleva trabajando más de 30 años y tenemos que retomarlo porque el Ayuntamiento de Andújar está mostrando mucha pasividad con esta cuestión», ha constatado. Cazalilla reclama más transparencia de todas las administraciones en este tema porque lo considera espinoso y está afectando a toda la población de Andújar.

El coordinador local de IU, Juan Antonio Sáez Mata, ha realizado un recorrido histórico para sustentar esta proposición no de ley, de la que confía tenga mayor recorrido por la correlación de fuerzas políticas del Parlamento. La Fábrica de Uranio de Andújar estuvo activa desde 1959 hasta 1981 en la que trabajaron 126 personas. Un total de 111 han fallecido por distintos casos de cáncer. Trataron mineral de uranio para la obtención de concentrado de óxido de uranio. Sáez Mata se ha remontado al año 2005, donde los grupos políticos representados en el Congreso de los Diputados la aprobaron. Este hecho motivó la firma de un protocolo de colaboración en el año 2006 entre el Ministerio de Trabajo y la Consejería de Salud en la sede de Subdelegación del Gobierno. Este acuerdo generó una comisión de trabajo (a la que se invitó a los extrabajadores ) que el 27 de julio d 2007 emite un informe donde se demuestra una relación entre la exposición al uranio y la mala calidad d vida de los trabajadores.

El estudio habla de un daño pulmonar, daños renales y enfermedades uranios. «Sin embargo vemos contradicciones en la dirección provincial de la Seguridad Social, porque a algunas viudas si se les reconoce la enfermedad profesional, sin embargo al grueso de los trabajadores se les niega», cuestiona Sáez Mata y se pregunta porque se han producido estas divergencias de criterios «se ha violentado la voluntad del Congreso de los Diputados». A quienes si les reconoció la enfermedad, no pisaron ni la fábrica, aunque eran directivos.

Acuerdo municipal

El pleno del Ayuntamiento y la Diputación Provincial aprobaron en el 2008 unas mociones por unanimidad apoyando a los extrabajadores y a que se convocara una reunión de los trabajadores con el Ministerio de Trabajo y la Consejería de Salud.

Ahora la proposición no de ley solicita esta reunión. Juan Antonio Sáez Mata avisa que este asunto ha dejado secuelas en la salud de la población. «Casi todos los días estamos enterrando a gente con tumores y esto no es normal». Aún así no quiera alarmar a la población, porque quieren solucionar el tema de los trabajadores.

El presidente de la Asociación de los Extrabajadores de la FUA, José Soto, señala que ya solo quedan vivos 15 de los 126 trabajadores. Hoy se encuentra solo, porque sus compañeros que quedan «no se pueden mover de su casa». Ha indicado que a una viuda de un trabajador que murió en la década de 1970 en el año 2008 se le reconoció la enfermedad profesional.

 

Fotos

Vídeos