Una tercera vía que pasa por Andújar se abriría al futuro de la Cámara de Jaén

A la espera. La Cámara de Comercio de Jaén espera que de aquí a final de año llegue alguna solución a la actual situación. / IDEAL

Si el proceso electoral abierto termina sin candidato a presidir el organismo, la disolución sería casi la única salida que queda

G. M.JAÉN

Sería la primera vez que ocurriera en Andalucía lo de disolver una cámara de comercio provincial. Sin embargo, algunas fuentes consultadas por este periódico no descartan esa solución final a la odisea que el organismo cameral de la provincia vive desde 2013, cuando dimitiera el penúltimo presidente, Luis Carlos García, y posteriormente en octubre de 2016 dimitiera el último, Manuel Barrionuevo. La propia comisión provisional de Gobierno de la Cámara nombrada tras esa dimisión del plenario hace ocho meses, reconoce en su informe de abril de este año ante el organismo tutelante (la Junta de Andalucía) que «no ha sido posible sanar las razones y causas que determinaron la suspensión de los órganos de gobierno de la Cámara, esto es, su imposibilidad de funcionamiento normal de los órganos por la dimisión de la totalidad de los plenarios, y que, por tanto, subsisten las razones que dieron lugar a la suspensión», al tiempo que recomienda que se advierta a los posibles candidatos que tengan en cuenta «la situación económica, financiera y patrimonial detectada por esta Comisión y que imposibilitan el funcionamiento normal de la Cámara, resulta aconsejable que en la mencionada orden se haga referencia a la situación de inviabilidad económica de la Corporación, advirtiendo así al sector empresarial de la situación por la que atraviesa la Cámara». Poco menos que un aviso a navegantes de lo que se encontrarán en caso de que den el paso de presentar candidatura.

Con esas mimbres, no es extraño que de momento no haya dado nadie el paso al frente para optar a la presidencia de una de las seis cámara españolas más antigua del país. Y no es que no haya empresarios con ganas, que sí que los hay. Entre ellos el que ha sido el último que ocupó el sillón presidencial, Manuel Barrionuevo, que tiene «el equipo completo y listo» para presentar su candidatura, aunque no lo hará «mientras no tenga previamente el apoyo institucional para poner en marcha la solución al problema de la Cámara y evitar así su desaparición», señalaba a esta redacción.

Soluciones

Sin embargo, en los últimos días de esta semana se han producido conversaciones a distintos niveles, políticos y empresariales, que podrían alumbrar alguna posibilidad de conformación de un nuevo equipo de Gobierno que sí contara con el respaldo institucional suficiente como para 'salvar' la Cámara de Comercio de la provincia de su desaparición. Esa vía contaría con la intervención del actual presidente de la Cámara de Comercio de Andújar y representante de Andalucía en la Cámara de Comercio de España, Eduardo Criado. Según esas fuentes, Criado estaría dispuesto a pilotar esa solución con «un vicepresidente fuerte de Jaén».

La no presentación de candidatura alguna al pleno dejaría el camino expedito a la Junta para echar el cierre definitivo y disolver la Cámara jienense. ¿Qué pasaría en ese caso? Nadie lo sabe puesto que ni el mismo procedimiento tiene antecedentes en los que fijarse. Sin embargo, ya hay quien no descarta que en la única provincia de España con tres cámaras de comercio ya va siendo hora de que se 'construya' una gran Cámara provincial. En ese caso, la ley establece que la sede de esa Cámara provincial debe estar en la capital de la provincia.

Según Barrionuevo, si «realmente hubiese interés» por parte de todas las instituciones y formaciones políticas, la Cámara de Comercio de Jaén podría salvar su situación, porque «una entidad con dos edificios de más de 5.000 metros cuadrados en lo mejor de Jaén tiene recursos suficientes para salir adelante. Se vende un edificio y se saldan las deudas pendientes. Pero para poner en marcha esa solución es necesario el respaldo y la voluntad de todas las instituciones».

Esta misma semana, la CEJ, que ha renunciado a auspiciar ni apoyar ninguna candidatura a la Cámara, consideraba «imprescindible la existencia de este organismo, así como que, mientras se deciden su presente y futuro, se articulen los mecanismos necesarios para que la institución siga prestando sus servicios a los empresarios de la provincia». A tal fin, la directiva de la organización empresarial acordó ponerse a disposición de la administración que tutela la Cámara de Jaén para colaborar en la gestión de los servicios que hasta ahora prestaba la entidad.

Crónica de situación

El problema de la Cámara de Comercio no es otro que el agujero económico del organismo, que en 2014 se cifraba ya en torno a los 6 millones de euros. Después llegó la operación de venta de su sede central en la calle Hurtado por 2,7 millones de euros a la Diputación provincial. Un balón de oxígeno que valió para tapar agujeros con los trabajadores (660.000 euros), con la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y otras entidades de crédito. Pero todavía quedaban otros agujeros por tapar que dieron al traste con diversas soluciones que se plantearon para dar viabilidad a la entidad.

Algunas soluciones como el alquiler a Hacienda de uno de los edificios de la entidad o la de pedir un crédito a largo plazo que sirviera para sanear el organismo no prosperaron y en octubre de 2016, 2 años después de llegar al cargo, Barrionuevo y todo el pleno dimitieron.

Fotos

Vídeos