La cerámica y la alfarería son actividades milenarias muy reconocidas en el municipio andujareño

Salvaguardar la tradición

Lucas García y Alfredo Ybarra. /J. C. GONZÁLEZ
Lucas García y Alfredo Ybarra. / J. C. GONZÁLEZ

Una estudiosa alemana escribe un libro sobre las alcarrazas de la ciudad, el prestigio que tuvo y apela a su mantenimiento

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

El área de Cultura del Consistorio iliturgitano ha profundizado en uno de los aspectos que entroncan con la idiosincrasia de la ciudad como es la cerámica, que encamina el camino hacia la desaparición y el olvido, si nada lo remedia.

La reciente celebración del Día de la Ciudad sirvió de pretexto para organizar una actividad paralela que consistió en la presentación del libro 'Las Alcarrazas' de Andújar (Jaén)' escrito por la experta alemana Ilse Schütz. El concejal de Cultura, Lucas García; y el profesor y columnista de IDEAL, Alfredo Ybarra, desgranaron el contenido del libro, a la vez que hicieron una reflexión sobre este sector.

Lucas García destacó como una persona e investigadora foránea se halla interesado por esta temática. Ilse es un profesora de Matemáticas y apasionada por la cerámica que se interesó por su enorme legado y raigambre en el municipio. Alfredo Ybarra enfatizó en la trayectoria de esta estudiosa de una actividad milenaria que entroncan con las raíces de Andújar y conocida desde tiempos inmemoriales por cualquier rincón del planeta. Numerosos viajeros y literatos de países tan variopintos se interesaron por la cerámica andujareña y su inmensa e incesante actividad.

Ybarra recordó como Ilse Schütz estuvo detrás de la formación del Museo de la Cerámica de Úbeda y el de Alfarería de Agost (Alicante). Reseño como la autora se acerca a las alcarrazas de Andújar a través de un conjunto de piezas clasificadas como de Andújar en los fondos del Museo de Cerámica de Sévres y que llegaron a través del barón Taylor entre los años 1837 y 1838. Este artista era pintor, escultor y administrador de la Comedia Francesa «Ilse Schütz vino varias veces a Andújar y se quedó prendada de los piticos de barro y de la especial configuración de la alfarería de Andújar», describió Ybarra en su desglose de la obra.

Descenso

Esta estudiosa destaca como a finales del siglo XIX y mediados del XX existen una treintena alfareros y dos ceramistas en la ciudad, que fue disminuyendo. «La actividad de la alfarería ha ido decayendo a pasos agigantados en las últimas décadas», lamentó Alfredo Ybarra, pero se felicitó por la publicación de este trabajo porque las alcarrazas de Andújar «serenan el agua que don Emerguncio ofrece a Leandro Fernández de Moratín en el 'Filosofastro'», precisó Ybarra.

La actividad de la cerámica ya se conoce que se inició en Andújar desde la 'terra sigilita' de Los Villares de Andújar, pasando por los ceramistas locales que intervinieron en la construcción de la Alhambra, pasan do por la importancia que tuvo en los siglos XIX y XX, por lo que ha estado siempre muy presente en el corazón de Andújar «la autora hace una significativa y documentada investigación que nos recuerda el inmenso e importante valor de la cerámica para el patrimonio de Andújar y la responsabilidad que tenemos sobre él», avivó Alfredo Ybarra en su presentación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos