El edil popular, Francisco Carmona, apunta a la existencia de ‘coacciones’ contra empleados

Recrudecimiento de la disputa entre el gobierno local y el PP en el Área de Personal

POLÉMICA

El alcalde aduce que las ‘injerencias’ la denunciaron empleados en la época del PP y añade que hay una etapa de estabilidad

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

Otra disputa entre el gobierno local y el PP por el tema de Personal en el Ayuntamiento.

El concejal del Partido Popular, Francisco Carmona, ha denunciado que el actual gobierno municipal no conoce límites en la política de personal del Ayuntamiento, «ya hemos clamado contra la contratación a medida del marido de una concejala, de los criterios políticos que se siguen a la hora de ocupar los puestos y de la falta de transparencia en los criterios de selección y ahora denunciamos la política de acoso y presión que sufren algunos empleados municipales», sentencia.

Carmona añade que el ‘acoso’ a los empleados son «prácticas habituales en el Ayuntamiento y trabajadores nos han trasladado la sensación de miedo por lo que no podemos permitir estas malas prácticas en una administración», subraya.

El viceportavoz de la formación de la oposición añade que la movilidad de las áreas se ejecutan por orden de alcaldía, «sin tener en cuenta criterios profesionales y su dignidad y se producen castigos a un despacho sin hacer nada, o se les margina», deploró. También reseña que se conculcan en el Ayuntamiento derechos fundamentales cono la conciliación familiar y laboral «estas malas prácticas derivan en ataques de ansiedad y asistencia sanitaria, o en algunos casos aguantan en otros se trasladan a otros ayuntamientos, y hay quienes han optado por denunciar al Ayuntamiento, por lo que el área de Personal está judicializada en el Ayuntamiento». Muestra su pena porque estos hechos lo sufren personas cualificadas «que no son sumisas al Gobierno y nos les sigue el juego por tener criterios profesionales distintos», especificó.

También significa que ha cambiado una oferta de empleo público «había convocada una oferta de empleo en la Policía Local para convocar una plaza de técnico para un amigo del alcalde». Anuncia que el PP planea llevar a la justicia estos hechos, «si comprobamos que se conculcan derechos fundamentales».

El alcalde, Paco Huertas, también ha reaccionado antes estas acusaciones. Expresa su sorpresa porque bajo el mandato del PP y en la etapa de Carmona al frente de la Concejalía de Personal, «fueron los propios trabajadores quienes lanzaron esas mismas quejas por escrito y en público, porque denunciaban injerencias y presiones de los políticos a los técnicos», señala Huertas, quien afirma que estas acusaciones están fuera de contexto «justo en una etapa en la que se están normalizando la situación de los trabajadores municipales».

En este sentido constata que existe una estabilización con la parte sindical con la reciente aprobación de un convenio colectivo «no entiendo a lo que se refiere Carmona con esas acusaciones, porque la parte social no se ha hecho eco de esto, ni comparte esta denuncia», argumenta el regidor.

El alcalde apostilla que en este mandato su gobierno «está recuperando derechos eliminados por el PP y se pagan los retrasos». Justifica los cambios de empleados en aras a mejorar los servicios en la ciudad.

Fotos

Vídeos