La palabra de Manuel Barea y la música y el baile de Antonio Pareja y Ana Soto, respectivamente, deleitan en los prolegómenos

La protectora de su barrio

Manuel Barea, el primero a la izquierda, con los hermanos mayores de La Pastora y representantes de la parroquia, el colegio, el Ayuntamiento. /J. C. GONZÁLEZ
Manuel Barea, el primero a la izquierda, con los hermanos mayores de La Pastora y representantes de la parroquia, el colegio, el Ayuntamiento. / J. C. GONZÁLEZ
FIESTAS POPULARES Y DEVOCIÓN

Arrancan los actos de la fiesta de la Divina Pastora, una advocación secular en la barriada de la Plaza de Toros y la verbena más antigua

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

Ya están en marcha las fiestas de la Divina Pastora, que van vivir del 18 al 21 de mayo sus días más culminantes con la verbena más antigua de la ciudad que se va a celebrar en la zona de la Plaza de Toros (cuya avenida principal ya se ha reformado) y la procesión del día 21 de mayo (Lunes de Pentecostés) por las calles adyacentes a la parroquia de la Divina Pastora, marcada por la impronta de los Padres Paules desde el año 1879. La asociación vecinal inició el viernes el concurso de patios. Esta devoción data en la ciudad de los confines del siglo XVI, con el nacimiento de la antigua ermita de San Roque, donde se atendía a los enfermos de la peste. Allí los Padres Capuchinos fundaron su convento, cuya congregación hermana, la de San Francisco de Asís, extendió la devoción a la Madre del Divino Pastor por Andalucía y por Andújar.

Uno de los preámbulos más señalados tuvo lugar el pasado domingo por la noche en el salón de actos del colegio Madre del Divino Pastor, con el pregón oficiado por el profesor Manuel Barea, quien fue presentado por el pregonero del año pasado, Antonio Aceituno, con que le une una gran amistad, su relación con la Hermandad de la Paciencia, y su declamación a la Semana Santa andujareña, la Virgen del Carmen y La Pastora.

Manuel Barea es un andujareño y cofrade de profundas raíces y que tiene repartido su amor con otra zona de la provincia de Jaén, como es la Sierra de Segura, porque desde el año 1995 es profesor de Lengua en el Instituto Doctor Francisco Marín de Siles, localidad en la que reside. «Me acogieron con cariño es un enclave influenciado por Murcia, donde echo en falta mi vocación mariana que está suplida por la Virgen del Carmen en La Puerta de Segura y la devoción a la Virgen de la Cabeza, en Los Pascuales», confesó.

Recuerdos

El pregonero recordó que su abuelo paterno fue hermano mayor de La Pastora y rememoró como sus padres le fueron acercando a la barriada de la Plaza de Toros, desde s u lugar de nacimiento, la Corredera de San Bartolomé. Manuel Barea ahondó en la iconografía de la imagen y señaló como el culto a la Divina Pastora se ha expandido por el sur y este de España, Italia y Latinoamérica. «El objetivo de su promotor, Isidoro de Sevilla es acercanos a la Virgen y sentirnos protegidos por Ella y próximos a Jesús, el Buen Pastor». Barea ha contemplado varias tallas en distintos lugares. También apuntó que se mantienen tradiciones como el convite de banderas y citó otras que se han perdido como el reparto del plan a los pobres.

El acto lo cerró el compositor y pianista andujareño, Antonio Jesús Pareja, quien interpretó cinco temas, donde se entremezclaron las marchas procesionales, la pasión, la danza y la bulería, porque estuvo acompañado por la joven bailaora, Ana Soto. Los asistentes se llevaron una grata impresión de acto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos