Procesión histórica en la ciudad

La procesión, durante su salida de la parroquia de Santa María. /J. C. GONZÁLEZ
La procesión, durante su salida de la parroquia de Santa María. / J. C. GONZÁLEZ

La talla recorrió ayer por la tarde las calles de la ciudad en una salida extraordinaria y un trayecto inédito

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

Los sones y la solemnidad de la Semana Santa se trasladaron a la tarde calurosa de ayer sábado, con motivo de la salida extraordinaria de Nuestro Padre Jesús de la Paciencia. La procesión puso el colofón a los actos del 300 aniversario y se desarrolló tras la culminación del Quinario en la parroquia de Santa María la Mayor.

Sonaron los acordes de la banda Monte Calvario y acompañaron las cofradías en una jornada histórica y preñada de emociones para la religiosidad popular y vida cofradiera de la ciudad, porque no se recuerda un paso de la Paciencia con el sol en la calle y pasando por la calle Maestras y 22 de Julio. La imagen saludó a todas las hermandades de la ciudad y recorrió las calles de la ciudad por espacio de cinco horas.

Los actos del 300 aniversario de la Hermandad de la Paciencia han encarado esta semana su recta final y se han adentrado en sus momentos más señalados y transcendentales.

El pasado lunes por la noche, se presentó en una abarrotada Sala de Caballerizas del Palacio de los Niños de Don Gome el libro que resalta los hechos más significativos de la historia de esta secular hermandad. Ha sido coordinado por su cofrade Manuel Andrés Barea, (encarna la tercera generación de hermanos que inició su abuelo y continúa hasta sus hijos) y confiesa que esta obra se ha confeccionado desde el corazón «eso sí me he apoyado en varios trabajos de investigación y el libro tiene una obra divulgativa y está abierta a nuevas investigaciones», confesó Barea.

La publicación recoge datos de los siglos XVIII y XX y falta por apuntalar los hechos del XIX. «Época que es una gran incógnita para nosotros». Los hitos más significativos de la hermandad han sido su traslado del Convento de los Carmelitas a la iglesia de Santa María, la recuperación de la cofradía tras la Guerra Civil, gracias al Conde de la Quintería, y la incorporación de las imágenes de la Virgen del Rosario y de la 'Borriquita' «no hay que olvidar que la Virgen de los Dolores del Carmen está detrás del origen de esta hermandad», apuntó Barea. El libro ha sido maquetado por Jose Talero e impreso en Gráficas La Paz.

El martes se inauguró el azulejo en la calle Carmen, donde se incrustaba el convento Carmelita donde se gestó la Hermandad de la Paciencia. El arcipreste y párroco de Santa María, Pedro Montesinos, bendijo este azulejo, que recordará para la posteridad la fundación de esta cofradía. El gaditano Antonio Linares de Villamartín ha sido el encargado de su elaboración.

Quinario

El secretario, Francisco José Calzado, agradeció al concejal de Cultura, Juan Lucas García, su apoyo incondicional por la publicación de este libro.

Calzado profundiza en la importancia que posee esta hermandad en la ciudad y en la historia de la religiosidad popular iliturgitana «desde el año 1718 muchas personas han mantenido la llama viva de la fe en las distintas advocaciones de esta cofradía», reseña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos