El pregonero de San Eufrasio subraya su enorne arraigo con la ciudad

Jesús Carlos Domínguez, anoche viernes en su alocución en el Teatro Principal. /J. C. GONZÁLEZ
Jesús Carlos Domínguez, anoche viernes en su alocución en el Teatro Principal. / J. C. GONZÁLEZ
SAN EUFRASIO, PATRÓN DE LA CIUDAD Y DE LA DIÓCESIS

El profesor andujareño, Jesús Carlos Domínguez, criado en la barriada del patrón, describe la vinculación milenaria con la zona

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

El 33 pregonero de San Eufrasio, el profesor iliturgitano y residente en Algeciras, Jesús Carlos Domínguez, enlazó su discurso con sus orígenes en la barriada de San Eufrasio, para resaltar el profundo arraigo que posee en el costumbrismo de la ciudad y su religiosidad para hacer un alegato de fe.

Su presentador, Ángel Custodio Morcillo, (pregonero del año pasado) también incidió en que San Eufrasio están íntimamente relacionado con Andújar desde antes incluso de su existencia y recalcó en el nexo que le une a Domínguez por su estrecha e íntima relación con el mundo cofrade. El pregón estuvo precedido de las palabras del presidente y hermana mayor de San Eufrasio, Salvador Paulano y Pepi Fuentes, respectivamente; del consiliario, Sebastián Guerrero, y del alcalde, Paco Huertas, quien conoce desde la infancia al pregonero.

Orígenes

Jesús Carlos inició su pregón rememorando su niñez en la barriada de San Eufrasio y como convivían dos templos, «uno religioso y otro pagano». Uno era la humilde iglesia, donde se confirmó el pregonero, y otro el viejo campo de fútbol de San Eufrasio, donde el Iliturgi CF ha escrito sus mejores gestas.

Domínguez se centró en el patrón y rememoró como predicó en Iliturgi en el año 57 dC, «tras la invasión islámica el cuerpo del patrón se trasladó a Galicia, recibiendo sepultura en la parroquia de Santa maría de Mao, de Lugo». Relató como San Eufrasio trajo la devoción a la Santísima Virgen de la Cabeza, portando una talla de María que San Pedro le había entregado», detalló.

También dijo que San Eufrasio le regaló a Andújar una tradición «hablando del realismo del García Márquez nos concedió nuestro propio Macondo, Iliturgi, esa ciudad ancestral y mágica donde los andujareños decidimos vivir». Terminó proclamando como el 15 de mayo, está marcado e instalado en la ciudad desde el siglo XVI.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos