Esta atención está impregnada de cariño

Ocho niños discapacitados del Sáhara son acogidos en el centro de Aprompsi

 Los niños y niñas posan con las autoridades en el Centro Vicente de la Cuadra
Los niños y niñas posan con las autoridades en el Centro Vicente de la Cuadra / . J. C. G.
SOCIEDAD

La iniciativa se encuadra dentro del programa Vacaciones en Paz

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

Ya ha tenido lugar la acogida de los niños saharauis que padecen algún tipo de minusvalía en el centro de Aprompsi y que se integra dentro del programa ‘Vacaciones en Paz, que desarrolla la Asociación de Ayuda al Pueblo Saharaui, en colaboración con Aprompsi.

La presidenta provincial de esta institución, Ana María Quílez, señaló que el programa se ha incrementado con la presencia de más niños y niñas y constató que este programa solidario «posee una enorme carga afectiva porque supone una atención muy directa a personas que padecen algún tipo de discapacidad intelectual y tratamos de hacerlo lo mejor posible». Ana María Quílez ahondó en el éxito que posee esta iniciativa «porque todos los años quieren repetir».

Algo más de dos meses servirán para cambiar por completo la vida de estas personas que permanecen durante dos meses en Andújar, la que es considerada segunda ciudad, aparte de los Campamentos de Refugiados donde residen en el Sáhara Occidental. Dentro del programa Vacaciones en Paz, se encuentra esta iniciativa que Aprompsi realiza desde hace ocho años y por la que permanece junto a los niños el director de la Discapacidad en el Sáhara, Mohamed Salem.

El alcalde, Paco Huertas, significó la labor que realiza Aprompsi a lo largo de todo el año en la ciudad con los residentes, «que en este caso se eleva porque trabajan con unos chavales que viven en unas condiciones muy precarias en los campamentos de refugiados», agregó el primer edil.

La atención médica especializada, los cuidados terapéuticos así como la buena alimentación junto con el cariño de los andujareños son suficientes para que estos niños, que llegan con lo puesto, mejoren en cuestión de días no solo en aspecto físico, sino en salud. Dicen los responsables que se van con otra mirada. La directora del centro Vicente de la Cuadra, que gestiona Aprompsi en Andújar, Encarnación de la Fuente, hizo un balance muy positivo de este programa de Vacaciones en Paz. Agradeció el trabajo que realiza el personal de Aprompsi por la acogida que se les dispensa a estos chavales, «vienen con muchas necesidades de alimentación y pasan dos meses de verano donde los resultados son muy positivos». Estos niños y niñas van a disfrutar de actividades de ocio y de tiempo libre, de programas de estimulación, «también pasan unos reconocimientos médicos exhaustivos», apostilla. Este año son cinco niñas y tres niños que provienen de las asociaciones del Pueblo Saharaui de Jaén y de Linares. Sus edades oscilan entre los 9 y los 12 años y permanecen para siempre en los corazones de las familias que los acogen. Este programa acrecienta los lazos de unión entre el pueblo español y el saharaui.

Fotos

Vídeos