Andújar se prepara para homenajear este viernes a Curro Savoy, 'el rey del silbido'

Andújar se prepara para homenajear este viernes a Curro Savoy, 'el rey del silbido'
  • Una placa recordará para siempre la calle donde nació en la ciudad, donde ofrecerá un concierto

Este viernes día 19 de mayo, el Ayuntamiento de Andújar va a rendir un homenaje a Curro Savoy, conocido popularmente como ‘el rey del silbido’, por su intensa y prolífica participación en las películas míticas del oeste.

A las 11 de la mañana se va a descubrir la placa que recordará para la posteridad el lugar de nacimiento de este reconocido artista a nivel internacional. Será en la calle Ballesteros, que conecta la Corredera de Capuchinos con la Silera en la ciudad andujareña, justo enfrente de donde estaba antes ubicada la Oficina de Empleo. Ya por la tarde, a las ocho y media, ofrecerá un concierto en la antigua iglesia de Santa Marina.

En un principio se pensó celebrarlo en el Teatro Principal e incluso el homenaje se programó para el domingo 21 de mayo, pero la celebración ese día de los actos de Iber-lince y la antesala de los actos del Día de la Ciudad (el lunes 22 de mayo) podían deslucir el homenaje, como se ha apuntado desde la Concejalía de Cultura, que está perfilando alguna que otra sorpresa (aún sin desvelar) para cumplir uno de los sueños de Curro Savoy, silbarle a la Virgen de la Cabeza, entonando el ‘Morenita y Pequeñita’. Curro Savoy ya se encuentra en la ciudad desde el martes por la noche, y vino desde Almería, donde está preparando el rodaje de una película.

Savoy ha apuntado a IDEAL que el vaivén de las fechas ha trastocado sus planes, pero reconoció que no merman su alegría por pisar la tierra que lo alumbró. Francisco Rodríguez (así era el nombre original de Curro Savoy) nació en el año 1948 en el número 22 de la calle Ballesteros de Andújar. Curro se fue con sus padres a Córdoba nada más nacer. Su padre era natural de Linares y su madre de Córdoba. En la capital califal vivió hasta los ocho años, porque sus padres emigraron a Madrid, donde se forjó su leyenda.

Los más mayores le recordarán por sus apariciones televisivas en programas como ‘Los Chiripitifláuticos’, ‘La Casa de los Martínez’, y lo que le dio fama mundial fue la imitación del silbido en películas como ‘El bueno, el feo y el malo’ y ‘La muerte tenía un precio’.

Temas