Absoluta normalidad

Absoluta normalidad
  • Todo vuelve a su cauce. Las aguas revueltas, como los ríos acaban siempre por alcanzar su lugar habitual. Ahora también, en las redes sociales que deberían servir para lo que fueron creadas y no como medio de desprestigio impersonal. Cuando no existían, se hablaba, ahora se enmascara el dialogo en ellas. Pero a pesar de todo, la vida continua y los hechos se suceden con absoluta normalidad.

Pasado el vendaval electoral y aunque sin dejar de mirar a la próxima campaña electoral de las autonómicas, para las que nos quedan, al menos tres penosos meses, Andújar ha recuperado su pulso, dentro de la situación económica en la que vivimos. Así, el pasado fin de semana, y de nuevo fruto de la cooperación y trabajo conjunto entre Ayuntamiento, Cámara y Centro Comercial Abierto, la ciudad vivió el bullicioso Día del Stock. Alos iliturgitanos no hay nada más que organizar un evento, al aire libre, con música y charanga, para que salgan masivamente a la calle. Durante toda la jornada del sábado, las múltiples y variadas convocatorias, entre degustaciones, tapeo y ventas hicieron que el ambiente callejero recordara otros tiempos, hasta las caras parecían menos aburridas y con menos caretos de pesimismo. Se respiraba ambiente prenavideño y aunque con menos euros en el bolsillo, todavía queda para invertir en las compras y establecimientos hosteleros, donde disfrutar de la buena cocina de Andújar.

Como colofón de tan multitudinaria jornada, se procedió por el alcalde y los miembros de su equipo de gobierno, junto a representantes del Centro Comercial Abierto, al encendido del alumbrado extraordinario. Un alumbrado ajustado a la situación económica municipal y además ahorrador de euros en las arcas municipales. Ciudades, y no pocas, que no disfrutarán ni de una bombilla led. Siempre hay que mirar para atrás, aunque lo bueno sea mirar para adelante.

A partir de ahora, se sucederán las actividades lúdicas y culturales. A la espera de conocer, oficialmente, la programación, esperamos y deseamos que una vez más sea la imaginación la que ponga a funcionar el día a día de la ciudad, con la mutua colaboración de todos. Seguro que se alcanzará, como con los Cursos Universitarios, una buena nota.