El municipio conjuga tradición y modernidad para Los Santos

El municipio conjuga tradición y modernidad para Los Santos
LAS VISITAS AL CAMPOSANTO PROLIFERAN EN ESTOS DÍAS. / J. C. GONZÁLEZ

Pese a las tendencias importada de otros lares, las comidas campestres y la visita al cementerio dotan de tipismo y dinamismo a la fiesta

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

Aunque las tradiciones y costumbres de otros lares también se trasladen y se introduzcan a nuestra sociedad en la celebración de Todos los Santos y en el Día de los Difuntos, Andújar sabe respetar con solemnidad y arraigo sus tradiciones más imbricadas con motivo de esta festividad.

Durante estos días se ha visto carteles de las Fiestas de Halloween, a niños y niñas ataviadas para la ocasión y de forma terrorífica, un año más la ciudadanía está acudiendo a venerar al camposanto a sus seres queridos que ya reposan en paz. Y además, en el municipio, la festividad está aderezada con las comidas familiares en el campo. Si el tiempo es apacible, lo lógico es encontrarse en los enclaves de Los Cerrillos y de la 'piedra Rompeculos' a gente dando cuenta de un arroz o de unas sardinas.

Pero también están las casas de campo y las viñas, que invitan durante este largo fin de semana a vivir largas e intensas jornadas al calor de la amistad y de la familia, con el aderezo de viandas de todo tipo y de bebidas. El tiempo va a acompañar en la sierra y la eclosión otoñal de las últimas lluvias se va a convertir en otro gran aliado.

Todo ello, genera una gran actividad en los comercios de la zona, que en algunos casos hacen su 'agosto' con la llegada de la festividad de Todos los Santos. Laura Yélamos, responsable de una carnicería en la Avenida de la Plaza de Toros, constata que las barbacoas en estos días en el campo, provoca la compra de chorizos, panceta, chuletillas, morcillas y carne de monte «por lo que la demanda remonta bastante y nuestras ventas suben entre un 30 y un 40% en estos días», relata esta carnicera, amante de los productos caseros.

Laura atestigua que se trata de una de las épocas más fuertes del año «en los días previos se nota el trasiego de más gente por la tienda y si el día 1 cae a finales de semana se nota durante toda la semana», especifica Yélamos. Este año lo ha notado, porque desde el pasado fin de semana ya ha percibido más movimiento por la carnicería.

Las gachas

En los postres de estos días, no faltan las típicas gachas caseras, un dulce del que dicen hay que comérselas en estos días 'para estar guapos y guapas durante todo el año', o al menos eso reza el dicho popular «la festividad de Todos los Santos supone el pistoletazo de salida para nuestra campaña», cuenta el pastelero de la Corredera de Capuchinos, Francisco Berdejo.

Sus productos tradicionales cuentan cada vez con más predicamento « y en estos días, los clientes que se juntan con sus familiares acuden a nosotros y nos hacen sus encargos». Los productos más típicos que se consumen en estos días son los huesos de santo, los buñuelos, los piñolates, pallarés, «y por supuesto las gachas, que es el producto más típico y tradicional», detalla. Su pastelería está adelantando la campaña de los chocolates y el mazapán «y todo ellos caseros, con elaboración artesanal y con garantía de calidad», resalta Berdejo. Esta semana siempre es una de las más fuertes del año y tiene que reforzar la plantilla con la incorporación de dos personas más a su negocio.

Flores

En la floristería de Puri (ubicada en la calle 22 de Julio) el flujo de gente y de encargos ha sido constante en la previa a los Santos, que junto con la Romería (por la ofrenda floral del jueves y después el día de La Madre son las épocas más pujantes y fuertes en su negocios. Eso sí Puri rememora tiempos mejores «antes no había tanto límite a la hora de comprar como ahora, porque aquí, la crisis no se ha ido», espeta.

Donde parece existir más mejoría es fuera de Andújar. Así lo percibe el empresario hostelero Salvador López Santiago (galardonado en Tierra Adentro por su trayectoria). Afirma que el complejo del Santuario va estar ocupado y en el de la ciudad va a rondar entre el 50 y el 60% «se nota que ya la gente tiene más poder adquisitivo y el turismo de naturaleza va a más en nuestro entorno, aunque en la ciudad tenemos aspectos que mejorar», matiza este empresario.

Por otra parte, la moda exportada de Estados Unidos tiene más impacto en la chiquillería, que en estos días se ve embozada con esos trajes típicos del terror, pero desde los museos y la Casa de la Cultura se les está enseñando la historia del municipio con la explicación de los ritos funerarios de sus antepasados y de como afrontaban la muerte. Es un fiel reflejo de como la tradición y la modernidad, las costumbres seculares y arraigadas conviven con las nuevas tendencias que han ido irrumpiendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos