Los cultivos de secano peligran, si no llegan las lluvias

El municipio se adentra en un cuarto año con escasez de precipitaciones

Cultivos de algodón y olivar en la zona de la Cadena.
Cultivos de algodón y olivar en la zona de la Cadena. / J. C. González
Metereología y agricultura

Los pantanos del entorno se hallan al 25% de su capacidad

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZANDÚJAR CORRESPONSAL

Ya se empiezan a encender las alarmas con la escasez de precipitaciones. Si la pluviometría no llega en otoño, al menos en unos cauces normales, la agricultura y el consumo humano empezarían a resentirse en serio.

Un total de 357 litros por metro cuadrado de agua han caído en este año hidrológico que expira el 30 de septiembre, y según las variables que maneja el colaborador de la Agencia Estatal de Metereología, Antonio Lomas, en las próximas dos semanas no se espera agua. No es la cifra más baja de los últimos años, pero el municipio se adentra en su cuarto año de escasez de precipitaciones, lo que se conoce en el argot como déficit hídrico. Este hecho ha dejado el nivel de capacidad de los pantanos del entorno a unas cifras muy exiguas, porque el embalse del Jándula se halla al 25% de nivel y otro porcentaje igual El Rumblar, que abastece de agua para el consumo humano a Andújar y toda su comarca.

UPA

El delegado local de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Juan Santamaría, avisa que como no llueva en los próximos meses en la zona se puede perder casi la totalidad del olivar de secano, porque aparte de la falta de lluvia, ha soportado temperaturas superiores a los 40 grados en buena parte del verano. En su caso personal se da una curiosa circunstancia, porque como integrante de la Plataforma en Defensa del Río Guadalquivir a su paso por Andújar ha venido avisando que las lluvias podían provocar inundaciones en la ciudad ante la falta de medidas. Ahora, sin embargo, anhela esa agua para el bien de los cultivos de una zona, bañada por la vega del Guadalquivir, «son cosas del campo, si no llueve pronto, puedo perder la cosecha en los olivares de secano que tengo en la Campiña», objeta Santamaría.

El responsable de la UPA en el entorno señala que los frutales se han salvado y añade que se avecina una buena campaña de algodón, que está próxima a comenzar, «eso sí en los pantanos hay escasez y peligran todos los cultivos, porque de momento el riego se ha salvado», asevera.

Santamaría precisa que podría haber una buena campaña de aceituna «se ve los granos y el fruto, pero se puede venir abajo, porque ya se perciben síntomas de arrugamiento, y de poder alcanzar una campaña óptima, no podemos quedar con casi nada», apostilla Santamaría.

Fotos

Vídeos