La Madre que alumbra muchos corazones

La procesión por el Cerro fue muy concurrida y reeditó muchas escenas y estampas de la Romería.
La procesión por el Cerro fue muy concurrida y reeditó muchas escenas y estampas de la Romería. / José Carlos González

Multitudinario acto de la Aparición que ha reunido este año a más devotos y visitantes

José Carlos González
JOSÉ CARLOS GONZÁLEZAndújar

Las enhiestas montañas de Sierra Morena, en las entrañas de su cerro sacral del Cabezo, reproducen cada año el misterio y la leyenda de una mirífica aparición que ha alumbrado muchas almas y corazones a lo largo de los siglos, y se han encargado de propagar la misión que le encomendó la Virgen de la Cabeza al pastor de Colomera hace ahora 790 años en una noche agosteña y serrana.

La verdad es que se testifica cada noche ese rito de que La Morenita es la estrella más refulgente en una noche de constelaciones y de embrujo, pero la esencia y la pureza de esta devoción y de esta noche, reside en que esta imagen brilla con vigor, pasión y emoción en lo más profundo de las almas de sus devotos, que en la noche del pasado viernes y en la madrugada de ayer sábado se dieron cita con más profusión a su cita anual con acto impregnado de mucha solemnidad, alegría y recogimiento.

- Muchas más personas han subido este año
Las caravanas que se formaron desde primeras horas de la tarde por la carretera del Santuario y la conclusión del besamanto a las seis y media de la mañana de ayer testimoniaron que este año han acudido más personas, al caer en viernes. «El que venga cada vez más personas es una satisfacción para nuestro trabajo», afirmó el padre Domingo Conesa, rector del Santuario.
- Dispositivo de seguridad
La Guardia Civil veló por la seguridad en la procesión y por el tráfico en la carretera del Santuario, donde hubo mucha circulación en la bajada. También acudieron seis efectivos de la Policía Local, operarios de los bomberos y del Plan Infoca, una veintena de voluntarios de Protección Civil y se instaló un servicio móvil sanitario.

Cuando el ardoroso sol se resistía a esconderse por las montañas de Sierra Morena, la Real e Ilustre Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza se presentó ante su titular en el altar. Dentro del interior del templo se reprodujeron los vítores, lloros, sollozos y aplausos de siempre. El comisario de la gestora la Real e Ilustre Cofradía Matriz de la Virgen de la Cabeza, Ramón Colodrero, no podía esconder su satisfacción y emoción por el apoyo de la gente joven «hemos renovado el altar con la intención de recrear el ambiente de la Aparición como dice la tradición y que es la base de la devoción a la Virgen de la Cabeza». También señaló que el manto dorado que la Virgen llevó le permitió resaltar más en la noche estrellada.

El interior del templo fue fiel testigo de como esta advocación se extiende hasta lugares ignotos. Manuel es un caribeño que vive en Jaén que se quedó prendado de lo vivido en el interior del templo «esto es un sentimiento muy fuerte, la gente tiene una grandísima devoción», relató. Los devotos jienenses Alberto y Blanca, animaron a Manuel a venir a la Aparición, que a buen seguro le pellizcó el alma.

Presentación de las filiales

La clamorosa y fervorosa presentación de la Matriz dio paso a la recepción de las cofradías filiales, que ofrecieron su amor y frutos a la Virgen de la Cabeza. Como esta devoción recorre los senderos de la historia de las almas, todos los años deja connotaciones muy singulares a las cofradías. Por ejemplo, el coro de La Misericordia hermanado con lo cofradía de Baeza cantó en la Misa, «es todo un orgullo para nosotros y ellos han vivido un sueño», contaba contenta, Manuela, su hermana mayor.

Esta Aparición ha coincidido con el 20 aniversario de la fundación de la cofradía de Málaga. «Independientemente de la efemérides, para nosotros venir a la Aparición es muy singular», confesaba su vicepresidente, Benito Cachinero, un bailenense afincado en Málaga que propaga las tradiciones de su tierra en Málaga. Acudió con ellos el vicepresidente de la Agrupación de Cofradías de Glorias de Málaga, José Herrerías, quien alabó la labor que está haciendo esta cofradía en la capital malacitanas «es de las más fuertes de gloria que tenemos en la ciudad».

El Carpio va a coronar el día 14 de octubre a su imagen de la Virgen de la Cabeza, un hecho grandioso para el pueblo, como señalaba el hermano mayor Fidel.

Fotos

Vídeos