El ganado disfruta de un pasto abundante con el consiguiente ahorro que supone para ganaderos

Las lluvias alivian la situación del campo pero retrasan la siembra

Cabras pastando el pasado viernes en la zona de la ribera del río. /J. C. GONZÁLEZ
Cabras pastando el pasado viernes en la zona de la ribera del río. / J. C. GONZÁLEZ
AGRIGULTURA

Las precipitaciones invernales han aliviado al panorama desolador de la sequía y provocan la tardanza en los cultivos

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

Las lluvias han ocasionado un programa más esperanzador a la agricultura y los cultivos de la zona, aunque los dirigentes de las organizaciones agrarias muestran cautela, ante el optimismo generalizado.

El responsable local de ASAJA, Miguel Girón avisa que se está retrasando la floración del olivo «eso sí gracias al agua se ha enmendado el tema de la sequía que estábamos empezando a padecer». Matiza que el agua está retardando la siembra de algodón y el maíz.

Girón ahonda en los efectos beneficiosos de las lluvias para el ganado «después de venir de un otoño malísimo que amenazó con un decreto especial para los ganaderos, hemos pasado ahora a que el ganado está exuberante», precisa. Los animales se están alimentando de lo que hay en el campo, por lo que los ganaderos ya no tienen que comprar el pienso. «El pasto está ahora grande y eso nos quita de tener que echarles de comer, pero no tendremos beneficios porque estamos soportando el gasto de todo este año cuando el pasto estaba seco», constata Girón. Eso sí, van a afrontar el año con optimismo, porque la gran cantidad de vegetación va a permitir que las abejas tengan el polen para después transportalas a las colmenas.

COAG

La responsable local de COAG, Remedios Peña, indica que la lluvia ha venido estupenda para el campo. Apunta a que los cultivos de secano como el trigo le ha venido muy bien. Peña detalla que el sector de la apicultura ha sido uno de los grandes beneficiados, pero matiza que no le convendría que de repente no llegara el calor «ahora existe una gran floración y polinización, pero se pueden secar en dos días, aunque la sierra está muy verde aún». Remedios señala que se está retrasando la siembra del algodón «el tiempo no ha dejado levantar las tierras cuando ha estado lloviendo, aunque las perspectivas son buenas».

Respecto al olivar, no se atreve a aseverar como será la cosecha «no sería conveniente que hiciera mucho calor, porque estamos retrasados en la floración y necesitamos temperaturas benignas para que no se achicharre la flor», especifica. Dice que la flor tendría que estar abierta «pero como la lluvia de invierno ha caído en primavera, ahora solo vemos los capullos previos a la floración». También indica que el frío está retrasando los ciclos.

UPA advierte que esta circunstancia está perjudicando a los frutales. El frío ha retrasado la floración en la época en que estos árboles empiezan a florecer. Integrantes de esta asociación agraria han avisado de la conveniencia de actuar en la zona de la Isla para atajar el tema de las inundaciones y eliminar todo los arbustos que se van a secar en la ribera del río ante el riesgo de incendios que esta situación entraña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos