Cristo Resucitado pone fin a una semana de pasión y gloria en Andújar

Cristo Resucitado pone fin a una semana de pasión y gloria en Andújar
JUAN V. CORCOLES

La semana ha ofrecido de todo, pero los iliturgitanos han llenado calles y plazas

ISABEL RECA ANDÚJAR

Lejos estaba Cristo Resucitado, desde el Polígono Puerta de Madrid, complejo parroquial de San Eufrasio, hasta alcanzar la Plaza de España, carrera oficial de todos los desfiles procesionales de la Semana Mayor iliturgitana. El esfuerzo de la reducida cuadrilla de costaleros era patente, pero su ánimo no decayó en ningún momento del largo recorrido. Es la hermandad que tiene el más largo itinerario de todas la que desfilan en esta Semana Santa. Pocos son los elegidos, pero su afán ha quedado demostrado, un año más, que es muy grande, pese alguna que otra incidencia al cambiar parte del itinerario por un angosto paso en la Plaza de España, que no llegó a mayores. Su exorno floral, con los colores vaticanos, sigue siendo de los más atractivos y vistosos de los pasos que recorren las calles de Andújar. El buen tiempo acompañó el cortejo, desde las primeras horas de la mañana, en su salida, hasta la recogida, de nuevo en su templo, pasado el mediodía.

Había transcurrido la noche del Sábado Santo, tanto en los templos parroquiales de la ciudad, como en los conventuales, en los que de las tinieblas del Viernes Santo surgió la luz de la Resurrección, en medio de la devoción y cánticos de los fieles cristianos. En la media noche, las campanas de las enhiestas torres repicaron a gloria, Cristo había resucitado. Ahora, con la Pascua, y la llegada del mes de abril, la ciudad de Andújar comienza a preparar la fiesta de la Romería y será la serranía con la Basílica Santuario de la Virgen de la Cabeza la que comience a tomar el protagonismo, y se pasará de la sobriedad de la Pasión al júbilo de la Romería. En apenas treinta días todo habrá cambiado de signo, sin que cambie la señal de por María a Jesús.

JUAN V. CORCOLES

En estos días, la ciudad ha podido disfrutar de la presencia de uno de sus hijos más preclaros, el cardenal Estepa Llaurens quien ha concelebrado, junto al arcipreste Pedro Montesinos, diferentes oficios en las parroquias de Santa María la Mayor y San Miguel Arcángel, también lo hizo, en la capilla del antiguo hospital, de la Misa Preparatoria de Salida de la Hermandad del Buen Remedio, con su consiliario, el trinitario P. Salvador Egido.

 

Fotos

Vídeos