El Centro de Acogida e Inserción San Vicente de Paúl fortalecerá la figura del voluntariado

Una voluntaria prepara el ropero. /J. C. GONZÁLEZ
Una voluntaria prepara el ropero. / J. C. GONZÁLEZ
SOLIDARIDAD

Abre sus puertas una temporada más en su tarea de apoyo a las gentes sin hogar

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR

El Centro de Acogida e Inserción San Vicente de Paúl ha abierto una temporada más sus puertas en un curso donde va potenciar la figura del voluntariado, que lo considera esencial en su labor de ayuda a las personas que están sin hogar. También se inicia un año donde no estará la presidenta de la última década, María del Carmen Arenas. La presidencia la toma el párroco de la Divina Pastora, Nicolás Velasco. El trabajador social y coordinador, Francisco Cubilla, ha indicado que se va a realizar un corto que recogerá la labor de las personas voluntarias «haremos encuentros y viajes con los voluntarios».

La temporada ha arrancado con mucha actividad y ya existen dos candidatos a la hora de realizar los talleres de inserción laboral. Este centro también presta su ayuda a las personas que están realizando tratamientos de desintoxicación y se implica con aquellas que realizan trabajos para la comunidad.

Balance

Francisco Cubilla hace un balance satisfactorio de los resultados que se han producido en los últimos años y ha percibido que el perfil de los transeúntes se modifica constantemente, «eso sí, hemos percibido que la crisis continúa y la gente que está sin hogar, les cuesta reintegrarse en líneas generales al no haber trabajos estables, pero con la experiencia de los últimos años hemos percibido que la gente quiere salir de la calle», precisa Cubilla.

El presidente del Centro de Acogida e Inserción, el sacerdote de la comunidad de los padres paúles, Nicolás Velasco, señala que la subvención se ha reducido en la mitad. «Gracias a las donaciones podemos salir adelante», constata. Las actividades son las mismas que el año pasado y se quiere consolidar el mantenimiento de la casa.

Fotos

Vídeos