Una advocación que evitó la catástrofe

La imagen de la Inmaculada por el centro de la ciudad. /J. C. GONZÁLEZ
La imagen de la Inmaculada por el centro de la ciudad. / J. C. GONZÁLEZ

La ciudad venera a la Inmaculada, ligada a las monjas trinitarias y una profecía que libró de la peste Andújar en el siglo XVII

JOSÉ CARLOS GONZÁLEZ ANDÚJAR CORRESPONSAL

La ciudad ha vuelto a venerar a la advocación de la Inmaculada y de paso, testificar la enorme implantación de la religiosidad popular y del mundo cofradiero, aunque esta devoción, en concreto, está adornada con un hecho histórico, que marcó el devenir de los acontecimientos en Andújar, gracias en parte a la incardinación de una congregación de monjas trinitarias.

Los actos y cultos organizados por la Cofradía de la Inmaculada se iniciaron el pasado día 24 de noviembre con la visita de la Hermandad a la residencia de ancianos de San Juan de Dios. El coro romero Aire Puro amenizó la una tarde entrañable, donde los cofrades hicieron pasar un rato agradable a los mayores allí residentes. Es un acto tradicional de todos los años y muy querido por la Hermandad.

Desde los días 28 de noviembre y hasta el día 6 de diciembre se ha venido desarrollando la novena en la capilla del convento de las Madres Trinitarias, que culminó el jueves con la imposición de medallas a las nuevos hermanos y con un besamanos a la imagen de la Inmaculada. Durante el desarrollo de la novena se recogieron alimentos no perecederos, que se han destinado al comedor social de las Madres Trinitarias. El pasado viernes se vivieron los momentos más solemnes con la Vigía de la Inmaculada, durante la tarde-noche. El conventual de la Comunidad Franciscana de San Antonio de Martos, Fray Florencio Fernández Delgado, predicó la Eucaristía que fue cantada por la coral Regina Coeli, de Arjona, dirigida por Inmaculada Pulido. Al finalizar la Eucaristía, se desarrolló la Vigilia Especial de la Adoración Nocturna en honor de la Inmaculada, conjuntamente con la cofradía.

El pasado sábado, se vivió el día central que arrancó a las 11 de la mañana con la Solemne Eucaristía presidida por el consiliario de la Cofradía, Pedro Montesinos Moya. La Misa estuvo cantada por la Comunidad de Monjas Trinitarias.

Posteriormente, se desarrolló la procesión con la imagen de la Inmaculada por las calles más céntricas de la ciudad. Una vez más sonaron los acordes de la Agrupación Musical Maestro Amador y la comitiva estuvo formada por miembros de la Corporación Municipal, representantes de todas las cofradías de la y ciudad responsables de las fuerzas de seguridad. Mucha gente se agolpó en las calles, al paso del desfile procesional en una mañana esplendorosa. El recorrido culminó con el canto de la Salve.

Historia

Para entender el significado de esta devoción hay que remontarse hasta el año 1.680, cuando una monja de la Comunidad Trinitaria, la Venerable Madre Lucía Yáñez, vaticinó en una visión la epidemia de cólera morbo que asoló a muchas poblaciones. Mientras rogaba a María Santísima ante un cuadro de la Inmaculada (situado en el retablo del alta mayor), ésta le habló y le dijo el remedio para aplacar la epidemia. Para ello le encomendó la reforma del estado eclesiástico, el destierro de las comedias y representaciones ilícitas y la celebración anual del día y fiestas de la Octava de la Purísima Concepción de María.

La Madre Lucía le comunicó todo esto al regidor de la ciudad, Pedro Soldado, y puso en práctica los dos últimos puntos que eran competencia del Consistorio y se ligó a ellos por voto solemne. De ahí que la Corporación Municipal asista todos loa años a la procesión.

La devoción popular por la Inmaculada Concepción fue aumentando con el paso de los años, hasta que en el año 1980, con motivo del tercer centenario del vaticinio de Sor Lucía Yáñez, un grupo de cristianos, animados por la Comunidad de Monjas Trinitarias, promovieron la creación y lo que se denominó el renacer de la Cofradía de la Inmaculada que se consumó el 6 de diciembre, de 1982, cuando el obispado aprobó los Estatutos. Empezaron a sacar a la imagen en procesión. Desde entonces vienen desarrollando los cultos con la intención de aprender de la lección que el pasado le brindó a la ciudad. Aparte de estos días, los segundos sábados del mes se oficia una sabatina a la Inmaculada Concepción desde los meses de enero a noviembre.

 

Fotos

Vídeos